88.jpg
El parapentista Horacio Llorens ha pasado una noche en el cráter de un volcán activo en Tanzania en el transcurso del proyecto Search África, que ha llevado a este madrileño, junto al belga Thomas de Dordolot, a sobervolar el continente negro desde el pasado mes de diciembre.

Llorens y De Dordolot llegaron a África con un sueño: volar con su parapente por encima de lugares tan emblemáticos como el Nilo, las pirámides de Jebel Barkal o el Parque natural de Simiens Mountains. La última aventura de este viaje les ha ocurrido en Tanzania, en el parque natural del Ngorongoro
“A sus pies se levantan dos inmensos volcanes y no lo pensamos ni un segundo, cogimos nuestros parapentes y nos pusimos a andar ladera arriba para buscar un despegue. Una hora mas tarde estábamos en el aire volando en condiciones muy fuertes”, comenta Horacio, tricampeón del mundo de parapente acrobático.

Una tormenta se acercaba a los dos atletas y ponía en peligro el vuelo. “Tom decidió aterrizar pero yo no quería quedarme sin ver el cráter del volcán, que había tenido una explosión hace tan solo cuatro años, y presentaba un cráter redondo perfecto. Aterricé en la cima con algo de dificultad por el fuerte viento, dejé mi equipo y me puse a andar y disfrutar de las increíbles vistas.” Poco después se levantó un viento de más de 80 km/h que no le permitió despegar y Horacio tuvo que pasar la noche allí. “Cuando llegué al cráter aluciné con el espectáculo. El volcán, aún activo, tenía un sonido constante de lava en movimiento y varios chorros de gas con un fuerte olor a azufre”, comenta este madrileño de 29 años.

Vía: ABC
Imagen: RTVE.es