8.jpg
Antes de concretar vuestro viaje a este magnífico país, el viajero debe tener en cuenta que Tanzania basa su economía en sus atractivos naturales, siendo sus reservas donde será posible admirar la fauna salvaje dentro de su hábitat natural.

La mejor temporada para visitar y explorar este destino se extiende desde julio a octubre, cuando ñus, monos, antílopes, leones, leopardos, gacelas, flamencos, jirafas, cebras, elefantes y demás se van de Tanzania a Kenia para pasar la temporada de sequía.

Con respecto a los costos, es importante tener en cuenta que durante estos meses, los precios se elevan, por lo cual, será necesario planificar el viaje con un mínimo de seis meses de anticipación.

Una de las recomendaciones más tenidas en cuenta es contratar un paquete de viajes que lo lleve a los mejores lugares, incluyendo vuelos, hospedaje y mínimo dos o tres safaris garantizados sin gastar de más; ya que en esa temporada los recorridos pueden salir hasta en 500 dólares en el Serengeti.

Por otro lado, se aconseja a los turistas tener en cuenta que la infraestructura en África destaca por ser muy precaria, por lo tanto las carreteras no están señalizadas lo que provoca que te pierdas si es que decides ir por tu cuenta a los parques y contratar guías que no siempre te llevan a los lugares principales para observar animales.

Vía: El Universal
Imagen: Crown Travel