tanzania24.jpg

El asesinato del sacerdote católico Evarist Mushi a manos de musulmanes la semana pasada, llevó a temer por represalias y nuevos atentados en diferentes zonas de Tanzania, motivo por el cual durante su último adiós, los principales funcionarios políticos y religiosos, pidieron “rezar por la paz”.

De hecho, el Presidente de la Conferencia Episcopal de Tanzania, Tarsisius Ngalalekumtwa, fue una de las principales personalidades que abogó por trabajar para la paz en un país que se viene viendo sacudido en los últimos años por las constantes guerras entre los islamitas y los católicos.

Hay que recordar, además, que Mushi fue muerto el 17 de febrero en la isla de Zanzíbar, en medio de la guerra desatada entre los islamitas, que pretendían que no se comercializara carne por estar en días de ayuno de este alimento, mientras que los católicos abrieron sus carnicerías igualmente.

Por este motivo, el mencionado sacerdote, llamó a las personas a “no dejarse tentar por los mismos sentimientos de violencia y de reacción”, considerando las amenazas existentes entre uno y otro bando, que prometen más hechos lamentables de este tipo en las próximas semanas.

Vía: ACI Prensa
Imagen: AICA