31.jpg
Uno de los grandes atractivos naturales que posee Tanzania como destino turístico son sin dudas sus montes y montañas. Entre todos ellos, la visita que no puedes perderte nunca es la del impresionante Meru, un monte de tipo estratovolcán, ubicado en el cordón montañoso al este del Gran Valle del Rift, a sólo 70 kilómetros al oeste del majestuoso Kilimanjaro, y que suele ser recorrido por personas de todo el mundo en cualquier época del año.

Este gigante de roca sobresale especialmente por sus 4.566 metros sobre el nivel del mar, logrando de esta forma ser la segunda montaña más alta del país, pero también la que más fácil es de visitar. Además, está considerada como un volcán activo, ya que posee una caldera de cinco kilómetros de diámetros, que fue formada hace más de 7.800 años, cuando el volcán colapsó tras la explosión más grandes que se registra en su historia.

Aunque oficialmente se cree que la primer escalada hasta la cima de este monte la realizó Fritz Jaeger, en 1904, otros datos apuntan que Carl Uhlig lo había logrado tres años antes. Increíblemente, poco tiempo después, en 1910, se registró, y si de forma confirmada, la última explosión del volcán, que afortunadamente no causó mayores destrozos en la zona.

Hay que destacar además que este monte es famoso en Tanzania por ser el eje topográfico del Parque Nacional Arusha, establecido en 1967. En sus laderas, sobre la sabana local, crece un bosque que alberga una abundante vida silvestre, incluyendo unas 400 especies de aves, y también varias especies de leopardos y monos.

Vía: Wikipedia
Imagen: Da tu Opinión