tanzania221213.jpg

Partiendo del dato de que Tanzania se trata de uno de los asentamientos humanos más antiguos, es esperable que el recorrido histórico comprendido sea no sólo extenso sino interesante, así como las huellas de los humanos, su construcción, la fauna y la flora, convierten a este lugar en una especie de caja de Pandora, siempre abierta a más sorpresas.

Los paisajes que pueden contemplarse desde Tanzania son dignos de retratarse en postales internacionales y más aún, de visitarlos.

En la parte continental puede hallarse una planicie costera baja, sobre el océano Índico, en el que el clima es definitivamente tropical e incluso algo lluvioso. Es allí donde podemos toparnos con una gran parte de la población.

Aunque claro que también hacia el oeste algo nos llama la atención: la meseta central, seca e infestada de moscas tse-tsé.
En el caso de la zona norte, podemos encontrarnos con una cadena montañosa que también incluye laderas susceptibles de dar rienda suelta a una productiva agricultura.

Para los amantes del agua, la región del lago Victoria, resulta ideal no sólo por su paisaje sino por las ofertas que ésta incluye para la distracción al tratarse de una zona muy poblada, repleta de cultivos con riego artificial.

Gastronomía, música y deportes se suman a la belleza del paisaje, siendo esto motivo de la gran afluencia de turistas que visitan año tras año el país.

Vía: babelviajes.com
Imagen: babelviajes.com