tanzania23.jpg

Luego del reciente y terrible atentado ocurrido en la inauguración de la parroquia de San José Obrero en Arusha, que se cobró la vida de algunas personas y cientos de heridos, como informamos por aquel entonces, a comienzos de este mes, algunas de las cabezas visibles de la Iglesia en Tanzania han salido a denunciar una persecución sobre esta institución.

En concreto, las quejas de los sacerdotes fueron lideradas por Su Exc. Mons. Tarcisius Ngalalekumwta, obispo de Iringa y Presidente de la Conferencia Episcopal de Tanzania, quien compareció ante los medios de prensa para señalar que estos actos son sólo algunos de los que muestran la clara persecución a la Iglesia en su país.

De la misma forma, no se puede dejar de destacar que el mismo Ngalalekumwta, había indicado en los últimos días que “diferentes señales precursoras habían anunciado estos actos bárbaros, salvajes, vergonzoso e indignos de nuestro país”, los que indirectamente pone en manos del Gobierno nacional, que se encuentra en disputa con las Iglesias cristianas.

De hecho, aunque el atentado fue el acto más visible de esta violencia, no se puede dejar de destacar que en los últimos meses se han repetido los casos de persecución sobre quienes intentan enseñar esta religión en el país, y que incluso muchos de los recintos donde funcionan las iglesias cristianas han sido saqueados.

Vía: Fides
Imagen: Kipa